Búsqueda en los contenidos de la web

 
Está viendo:

¿Debemos comprar el Seguro sólo por su precio?

Una cosa es un seguro con coberturas limitadas, y otra cosa distinta es un seguro barato, que indica mismas coberturas, pero con un menor precio. Lo ideal es conseguir equilibrar el precio del seguro con las prestaciones que ofrece, es decir, que exista una buena relación entre el coste de la prima y las coberturas y condiciones. Siendo muy importante destacar que el asegurado debe de conocer el alcance real de las coberturas, con el objetivo de no “llevarse a engaños” al creer que se está cubierto ante determinadas situaciones y circunstancias y finalmente no ser así.

Dicho de otra manera, ¿el precio lo es todo? Será cuestión de cada asegurado valorar si lo que quiere es un seguro barato o un buen seguro. No tendrían por qué ser conceptos antagónicos pero la realidad demuestra que si quieres un seguro de calidad y con amplias coberturas, eso vale dinero. Al menos así lo cree Carlos Lluch (Director Técnico Correduria de Seguros) que es una de las voces contrarias a los seguros que sacrifican coberturas importantes a cambio de un menor precio.

En uno de sus artículos en iAhorro.com se podía leer “cuanto menos se gasta en personal (calidad y cantidad), en abogados, en peritos o en talleres más barato puede ser el seguro, pero también afectará a los tiempos de resolución de un siniestro, a la probabilidad de ganar un pleito o a la calidad de una reparación”. Eso es precisamente lo que tenemos que valorar, si nos compensa el ahorro frente a una buena tramitación y resolución de siniestros, que en definitiva es lo que buscamos cuando contratamos un seguro. Lluch lo tiene claro, “Para mí un seguro debe ser igual a certeza y eso no se consigue en un sistema de autoservicio tanto en el diagnóstico de necesidades como en la compra de la solución efectiva”. ¿Tú eliges, calidad o precio?

C DIAS

volver