Búsqueda en los contenidos de la web

 
Está viendo:

NO SE DEJE ENGAÑAR POR LA BANCA

 Nueva Ley de Crédito Inmobiliario

Con fecha 16 de marzo de 2019 se ha publicado al BOE la nueva ley reguladora de los Contratos de Crédito Inmobiliario. Esta se dirige a regular los contratos de crédito bancario celebrados con los consumidores por bienes inmuebles de uso residencial, siempre que el prestatario sea una persona física.

 Entrará en vigor el 16 de junio de 2019, afectando sólo a los nuevos créditos que se firmen a partir de la mencionada fecha. Los anteriores o actualmente vigentes no resultan afectados por la nueva regulación.

En cuanto a nuestro sector, esta norma afecta a los seguros restringiendo un poco las posibilidades comerciales que tienen hasta ahora las entidades de crédito, abusando a veces de su posición de dominio sobre el consumidor. Ahora se prohíben como norma general las ventas vinculadas, es decir, la venta de paquetes integrados por el préstamo y otros productos diferentes, cuando el contrato de préstamo no se ofrezca al prestatario también por separado. Dice la ley que se pretende así favorecer la elección del producto más adecuado por parte del cliente, y fomentar la competencia entre entidades financieras, posibilitando la venta agrupada a aquellos casos a los cuales resulte más beneficioso para el cliente.

Por otro lado, se imponen límites a la política retributiva del personal de los bancos, evitando incentivos que puedan favorecer una contratación excesiva sin dar la necesaria información al cliente. Se establece que el volumen de los préstamos contratados no sea el factor predominante a la hora de retribuir el personal que los vende.

Destacamos de la norma que se permite que los bancos exijan a los clientes la contratación de una o varias pólizas de seguro (en concreto, una que garantice el pago de los clientes, una de daños al inmueble hipotecado, y el resto que prevé la normativa del mercado hipotecario). Ahora bien, el banco tendrá que aceptar pólizas alternativas aportadas por el cliente con otros proveedores (mediadores o aseguradoras) si tienen las mismas o similares coberturas y prestaciones, tanto a la suscripción inicial como cada una de las renovaciones.

Y, sobre todo, el que consideramos muy importante: la aceptación por parte del banco de un proveedor diferente del seguro no podrá suponer un empeoramiento a las condiciones del préstamo, de cualquier tipo. Entendemos aquí, a pesar de que la ley no lo dice expresamente, que no se admitirá la práctica habitual bancaria de reducir el tipo de interés del crédito en caso de contratar el seguro con ellos, o mejor dicho, no se podrá subir el tipo cuando no se contrate la póliza con el banco o su mediador.

Fuente ACCA

 Equipo ML CORREDURIA

 

volver